Salud mental: 5 tips para mejorarla

tipsparala salud mental

Los trastornos mentales son problemas de la salud mental que afectan la capacidad de desarrollar actividades diarias y la productividad. En el mundo, según la OMS, más de 300 millones de personas sufren depresión, un trastorno que es la principal causa de discapacidad, y más de 260 millones tienen trastornos de ansiedad.

Es por esto, que prestar atención a los síntomas, buscar ayuda y mejorar los hábitos diarios es indispensable para prevenir algún tipo de enfermedad o trastorno que afecte la salud. En Seguralia hablamos con la psicóloga clínica Diana González, quien hoy nos trae 5 tips sencillos que nos ayudarán a mejorar nuestra salud mental:

También te puede interesas: Vida sedentaria: conoce cómo evitarla y cómo cambiar tus hábitos

1. Aceptar lo que estamos viviendo y el cambio como parte de la vida sin resistirnos:

con esto podemos entender que las circunstancias las podemos poner a nuestro favor. Esto permitirá comenzar a trabajar en aspectos que sí son modificables, sin renunciar a los sueños y metas, o quizás modificar algunas para mi beneficio.

2. Trabajar en la paciencia:

Ya no podemos estar corriendo y dejar de vivir para darle cabida al estrés. 

3. Ser consciente:

De los pensamientos diarios y modificarlos cuando estos produzcan emociones desagradables, ya que la forma en que pensamos controlará los resultados en nuestras vidas.

4. Aplicar el optimismo inteligente:

Entendiendo la realidad desde su aspecto positivo. ¿Qué de bueno hay en la cuarentena? Esto ayudará a no sentirse estancado y a centrarse en las oportunidades y no en las amenazas, así como a persistir en los objetivos pese a las dificultades.

5. Llevar a cabo ejercicios de respiración todos los días.

Sabemos que con estos consejos dados por Diana y el respectivo cuidado de cada uno de nosotros, podremos cuidar nuestra salud mental en estos tiempos del COVID-19.

Recuerda que identificar los síntomas y buscar ayuda de un especialista profesional de salud es el mejor camino para evitar complicaciones futuras. Te invitamos a leer la entrevista completa que hicimos a Diana, donde nos explica con mayor detalle sobre la salud mental y las consecuencias que ha traído el COVID 19 en el desarrollo de trastornos mentales (consulta aquí la entrevista).

Planes de Salud Seguralia

Coronavirus: ¿Qué tan cerca estamos de una vacuna?

Coronavirus: ¿Qué tan cerca estamos de una vacuna?

La situación actual ha hecho que farmacéuticas de todo el mundo enfoquen sus esfuerzos en encontrar una posible cura para el Coronavirus. Pero, ¿qué tan cerca estamos de una vacuna?

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, se están desarrollando más de 100 posibles vacunas. Y al menos una decena de estas ya están entrando en fase de ensayos clínicos, es decir, pruebas en humanos.

Soumya Swaminathan, jefa científica de la OMS, es optimista en cuanto a contar con “una o dos posibles candidatas a vacunas para fin de año”. Algunos laboratorios están más adelantados y ya han agendado fechas concretas para llevar a cabo pruebas.

Este es el caso de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson. Que en un comunicado de prensa aseguró que en la segunda mitad de julio de este año iniciarán las pruebas en personas de Estados Unidos y Bélgica.

Exactamente 1.045 personas entre los 18 años y 55 años, y mayores de 65 serán quienes se sometan a estas pruebas.

En caso de que la vacuna sea efectiva, Johnson & Johnson tiene como objetivo el contar con más de mil millones de dosis disponibles para 2021. Esta multinacional, al igual que otras farmacéuticas se han comprometido a no monetizar ni buscar ganancias mientras se supere esta pandemia.

Lo anterior es un aliento en cuanto a los temas de la distribución a nivel mundial. Aunque cabe aclarar que la prioridad serán las personas con mayor riesgo de contagio como lo son el personal de la salud y la policía; seguido de las poblaciones de mayor vulnerabilidad como adultos mayores y diabéticos, además de la población marginal.

¿Habrá alguna vacuna antes de 2021?

Aunque ya hay más de una decena de laboratorios llevando a cabo pruebas, aún no hay nada concreto. Pese a esto, expertos como Albert Bourla, jefe de Pfizer (farmacéutica estadounidense), confía que habrá suficientes pruebas de seguridad y un arduo trabajo para contar con una vacuna hacia octubre.

Por su parte, Pascal Soriot, director general de AstraZeneca (farmacéutica global con sede en Londres) y que trabaja de la mano con la Universidad de Oxford para hallar una vacuna, asegura que hay muchas posibilidades de contar con una a final de 2020.

Cabe aclarar que normalmente, lleva varios años poner una vacuna 100% certificada y probada en el mercado, pero ante la premura de la situación mundial, las vacunas experimentales que sean consideradas seguras y eficaces podrían lanzarse en tiempo récord.

¿Cuáles son las fases que debe atravesar una posible vacuna?

En condiciones normales y sin la premura de la situación, una vacuna llega a tardar entre 5 a 10 años en superar las diversas fases antes de su aprobación final, esto según el Instituto Internacional de Vacunas (IVI, por sus siglas en inglés).

Por ejemplo, la vacuna contra el ébola, tardó más de 16 años antes de ser totalmente aprobada.

Dichas demoras se deben a diversos factores como lo son los tiempos de investigación e incluso la falta de recursos económicos, pero ante la situación actual, estos períodos de aprobación se han disminuido a su máximo posible.

Pero, ¿cuáles son las fases que debe pasar una vacuna antes de su aprobación?

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) y el Proyecto para el Conocimiento de Vacunas de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, hay cuatro (4) fases que debe superar una vacuna antes de su distribución, estas son:

Fase 0

También conocida como fase preclínica. Acá se llevan a cabo pruebas in vitro y en animales, la idea es obtener los primeros resultados en cuanto a si una vacuna es segura. Una vez superada esta fase, se da inicio a los ensayos clínicos.

Fase 1

Acá la vacuna es testeada en grupos pequeños de personas saludables, (de 20 a 100 voluntarios). La idea es demostrar que la vacuna no representa una amenaza para la salud, además de ser efectiva. Igualmente se busca hallar posibles efectos secundarios y determinar la dosis exacta.

Fase 2

Los estudios se llevan a una mayor escala y se testean en grupos más grandes de personas. En esta fase se busca encontrar efectos secundarios a corto plazo y la reacción del sistema inmune.

Fase 3

En esta fase se compara la evolución de las personas vacunadas, versus las que no lo fueron. Igualmente se buscan nuevos efectos secundarios y datos que permitan corroborar la efectividad de la vacuna. Para esto el grupo de voluntarios se estima en miles.

Superada todas las fases anteriormente mencionadas, puede llegar a haber hasta un año de espera más para dar inicio a la distribución final a nivel mundial. Estos tiempos son los que la OMS y las diversas farmacéuticas están trabajando en disminuir.

Fármacos: una solución en caso de no llegar la vacuna

Joaquín Madrenas, director científico del Instituto Lundquist, afirma que con base en los resultados obtenidos hasta el momento es muy viable una posible vacuna, pero si en caso tal de que esta presente demoras, está la posibilidad de apoyarse en el desarrollo de medicamentos antivirales.

Lo anterior se pudo ver evidenciado en el hallazgo hace unos días de la Universidad de Oxford en el Reino Unido, quien anunció que la Dexametasona, un glucocorticoide sintético perteneciente a la familia de los corticoides, reduce el riesgo de muerte en pacientes con COVID-19 que presentan complicaciones respiratorias.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, corroboró lo anterior al afirmar que la Dexametasona es “el primer tratamiento comprobado que reduce la mortalidad en los pacientes enfermos de COVID-19 bajo asistencia de oxígeno o respirador”.

La Dexametasona cuenta con propiedades antiinflamatorias, inmunosupresoras y antialérgicas, por lo que se utiliza en tratamientos contra el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), las alergias nasales, cutáneas y oculares, entre otras patologías. En otras palabras, cuenta con una gran efectividad y potencia médica sin muchos de los efectos adversos de corticoides naturales.

Actualmente en el mundo ya hay más de 8 millones de casos de Coronavirus, y en Colombia la cifra de contagio superó los 60.000. Pese a estas cifras, la tasa de mortalidad en el país es de cerca del 3% y a nivel global del 5%.

Es por esto que, las medidas de autocuidado y el distanciamiento social se deben continuar manteniendo al menos hasta que haya una vacuna aprobada y certificada.

Planes de Salud Seguralia

Vida sedentaria: conoce cómo evitarla y cómo cambiar tus hábitos

Vida sedentaria: conoce cómo evitarla y cómo cambiar tus hábitos

El sedentarismo es catalogado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un problema de salud pública mundial que afecta a cerca del 60% de las personas. No cambiar los hábitos de vida adquiridos debido a las distintas ocupaciones, han provocado que cada vez sean menos personas quienes destinen tiempo a la actividad física.

Es por esto que decidimos hablar con una experta en el tema, que nos aclare cómo podemos cambiar eso hábitos de salud que provocan el sedentario. Diana Palacios es médica de la Universidad del Rosario con Maestría Ética. Durante su trayectoria profesional se ha enfocado en la medicina funcional, la cual tiene como objetivo buscar una orientación de la persona de manera completa. Es decir, conocer totalmente el aspecto físico el cual se refiere a la parte fisiológica, bioquímica y emocional.

También te puede interesar: Estilo de vida: complementa tu dieta de la forma más natural

¿Cuáles son las causas que provocan el sedentarismo?

Eso lo he hablado muchísimas veces con colegas y con pacientes. Creo que la primera causa del sedentarismo es la pereza. O sea, a nosotros no nos crían desde que somos pequeños para hacer actividad física, todo nos lo facilitan. Ahora los medios de transporte y la forma en la que vivimos hacen que crezcamos pensando que ejercicio no es normal. ¡Ahí está uno de los grandes problemas! Si como médica le pregunto a una persona la razón por la cuál no hace ejercicio, me contesta que prefiere dormir o ver televisión.

También hay que tener en cuenta que casi no hay espacios naturales para hacer ejercicio, prácticamente de manera obligatoria hay que ir al gimnasio. Por último, pienso que una de las causas es que las personas están condicionadas, hacer ejercicio les genera dolor y otros síntomas físicos que son desagradables. Entonces es cuando se deja de lado.

¿Cómo cambiar esos hábitos que llevan al sedentarismo?

Hay que iniciar reeducando a las personas y eso es parte de lo que yo hago en mi trabajo. El chip natural de nuestro cuerpo está diseñado para moverse y tener fuerza. Lo ideal es comenzar con un entrenamiento que no sea demasiado exigente, pues de esta manera se van a lograr muy buenos resultados.

También se debe hablar de que el ejercicio se vuelve un protector cardiovascular, si una persona logra hacer al menos cinco (5) horas de ejercicio a la semana, bastará para mejorar su estado de salud y todo lo relacionado con el tema cardiaco.

Igualmente hay que crear una cultura de autocuidado en los niños y sobre todo evitar a toda costa el sedentarismo. Con ellos es más fácil que con los adultos, más si hay una guía de por medio. Por ejemplo, mi hija tiene tres años y desde que tiene dos hace ejercicio. Obviamente no es deporte de alto rendimiento, pero la llevo a centros de gimnasia de estimulación en donde la ponen a hacer distintas cosas de motricidad fina y gruesa.

¿Qué papel juega el estrés en una vida sedentaria?

El estrés fisiológicamente genera una alteración en el cortisol. Si una persona incluye la actividad física en su rutina diaria va a hacer que esta hormona se regule, ayudando que la sensación de agotamiento, estrés y sobrecargas diarias desaparezcan, y de nuevo pueda sentir energía y concentración. Esto es algo que, por ejemplo, los ejecutivos deberían considerar para mejorar su calidad de vida.

¿Cuáles son las consecuencias de no cambiar nuestros hábitos y caer en el sedentarismo?

Las consecuencias son muchísimas, pero quizá las más relevantes comienzan a derivarse cuando hay estrés, el cual va a tener como resultado la aparición de las llamadas enfermedades crónicas o no transmisibles tales como la diabetes, la hipertensión, el cáncer y las enfermedades autoinmunes.

Por otro lado, están los altos niveles de glucemia. Este es un factor de riesgo no solo para desarrollar diabetes, que es la consecuencia más evidente, sino que ese estado va a provocar la oxidación de cualquier placa que haya en las arterias y va a aumentar el riesgo cardiovascular directamente.

Por último, está la parte neurológica. Llevar una vida sedentaria puede provocar disminución en la memoria, perdida de concentración y, entonces, habrá situaciones cotidianas como olvidar dónde se dejaron las llaves, si se cerró la puerta o no acordarse de conversaciones.

¿Usted definiría esta enfermedad más en hombre o en mujeres? ¿Por qué?

En cuanto a eso hay de todo. Hay quienes son obsesivos con el deporte, su cuerpo, las pesas y ese tipo de cosas, que se meten en el cuento y se vuelve expertos así no sean deportistas de alto rendimiento. También están los que no hacen nada.

¿Cuáles son esos 5 consejos contundentes que usted daría para cambiar nuestros hábitos y dejar de lado el sedentarismo?

1. Anotar en una agenda cuándo se va a hacer ejercicio. Si se espera a que llegue el momento perfecto, no va a pasar o no se va a sacar el tiempo.

2. Mirar y explorar alternativas. El gimnasio no es el único lugar para hacer ejercicio. Hay 18.000 deportes y formas de hacerlo, se puede en la casa o en el parque del barrio. Entonces es darse la oportunidad de explorar distintos tipos de actividades.

3. La actitud. Es decir, comprarse unos tenis, una sudadera e implementos para que cuando se esté haciendo la actividad física la persona se sienta cómoda. ¡Todo se trata de sentirse en la actitud correcta!

4. Buscar asesoría, porque realmente la técnica a veces es importante y la gente por no saber hacerlo bien va a tener lesiones y por ende dejará el ejercicio.

5. Hay que ser consciente.  El ejercicio es salud y eso es parte del amor propio que se debe fortalecer para tener un estilo de vida saludable.

En tus manos está la oportunidad de cambiar el estilo de vida que puedes tener y dejar de lado el sedentarismo. Sabemos es que lo consejos dados por Diana, más toda la actitud que tú puedas colocar va a ser una gran diferencia en cuanto a la cantidad de actividad física que llevas realizando hasta el momento. Recuerda que una buena salud, ¡comienza contigo!

Planes de Salud Seguralia

Conoce cómo reducir el riesgo de contagio del Coronavirus

Conoce cómo reducir el riesgo de contagio del Coronavirus

La alerta por la llegada del Coronavirus a Colombia ha aumentado en los últimos días, además está la desinformación propagada en redes sociales. Es por esto, que hoy te queremos que conozcas cómo reducir el riesgo de contagio del Coronavirus. Este ya acumula más de 110.000 infectados alrededor del mundo y está presente en 11 países de Latinoamérica.

Estos cuidados son recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ten presente que los síntomas aparecen entre 2 y 14 días luego del contagio, es por esto que, si has estado en zonas de posible infección y comenzaste a presentar sintomatología, lo mejor será acudir cuanto antes a una clínica cercana para descartar la presencia del COVID-19.

Conoce cómo reducir el riesgo de contagio del Coronavirus

Ten presente que, en muchas ocasiones, según la OMS, los síntomas del Coronavirus son leves sobre todo en niños y adultos jóvenes. Sin embargo, 1 de cada 5 personas debe ser hospitalizada.

Si bien es cierto que cada vez estamos más cerca de una vacuna, lo cierto es que reducir el contagio sigue estando en nuestras manos. Debemos ser conscientes de nuestros cuidados personales para no afectar a los que más queremos.

Es por esto que debes adoptar medidas de cuidado, un alto compromiso de higiene, mantenerte informado y seguir las indicaciones de las autoridades de salud; estos son los primeros pasos para reducir el riesgo de contagio del Coronavirus.

Planes de Salud Seguralia

Coronavirus: qué es y qué debes saber

Coronavirus: qué es y qué debes saber

¿Qué es el Coronavirus? Esta epidemia también llamada COVID-19, fue detectada por primera vez en diciembre de 2019 en Wuhan, China. Debido a su rápida propagación se han creado distintos rumores entorno a la misma, llegando a catalogarla como una enfermedad mortal, algo que no es cierto.

Según el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCDC), la tasa de mortalidad del Coronavirus es del 2,8% en hombres y 1,7% en mujeres.

Por su parte la revista de la Asociación Médica Estadounidense, JAMA, (por sus siglas en inglés), publicó un informe en el cual habla que el rango de edad de las personas infectadas está entre los 49 y 56 años. Esto lo ratificó la revista médica británica Lancet, quien dice que el promedio está en los 55 años.

¿Cuál es la sintomatología?

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, entre 2 y 14 días pueden aparecer los síntomas de infección, siendo tos, estornudos y secreciones los mayores medios de propagación del virus. Aunque hay personas que no han demostrado síntomas pese a ser portadores del Coronavirus, las principales alertas son:

  • Dificultad respiratoria.
  • Dolor muscular.
  • Fiebre.
  • Tos.

El no tratar el COVID-19 a tiempo puede derivarse en: inflamación de los pulmones, dificultad respiratoria aguda, agua en los alvéolos (que son los sacos donde el oxígeno pasa aire a la sangre).

¿Cómo está la situación en Latinoamérica?

Colombia se encuentra en estado máximo de alerta debido a los tres (3) casos de COVID-19 en el país y a los más de 100 casos adicionales detectados en la región. 

Los países en los que está presente el Coronavirus son: Argentina (17), Brasil (25), Colombia (3), Costa Rica (9), Chile (13), Ecuador (15), México (7), Panamá (1), Paraguay (1), Perú (9) y República Dominicana (5). Argentina es el único lugar donde ha habido un muerto a causa del COVID-19, un hombre de 64 años que regresó de Europa y vivía en Buenos Aires.

Hay que tener en cuenta que, Colombia es el primer país en Latinoamérica en poder diagnosticar en 8 horas la presencia del virus sin necesidad de enviar las muestras a Estados Unidos, esto según el Ministerio de Salud.

¿En el resto del mundo cómo está la situación?

Hasta el 9 de marzo, según la OMS, se han detectado 114.000 (incluida Latinoamérica) casos de personas infectadas con el Coronavirus, cerca de 4.000 murieron. Esto da una tasa de mortalidad menor del 4%. Por su parte la CCDC afirma que el 80,9% de las infecciones se clasifican como leves, el 13,8% como graves y el 4,7% como críticas.

Donde sí hay una alta tasa de mortalidad es en las personas mayores de 80 años (14,8%). Además, según sostiene la OMS, quienes padecen de presión arterial alta, problemas cardíacos o diabetes, son más vulnerables al contagio del COVID-19.

¿Cómo prevenir un posible contagio?

Como medidas preventivas, la OMS sugiere tener en cuenta las siguientes indicaciones para evitar un posible contagio:

  • Lavado de manos frecuente y de ser posible con alcohol, agua y jabón.
  • Evitar contacto directo con personas que presenten infecciones respiratorias agudas, sobre todo en lugares donde haya una posible infección.
  • No tener contacto físico con personas que tengan fiebre y/o tos.
  • Acudir de inmediato al médico tras haber estado en zonas de infección y presentar signos de contagio.
  • Cubrirse la boca y nariz al estornudar o toser, y evitar el contacto directo con otras personas.
  • No consumir alimentos sin cocinar o crudos, más si son de origen animal.

Actualmente no hay una vacuna en contra del Coronavirus, distintas organizaciones ya están trabajando en una. El National Institutes of Health de Estados Unidos, es la que quizá más adelantada está en este tema, pues espera llevar a cabo ensayos en personas en abril de este año.

Por su parte la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI) está financiando tres investigaciones y espera tener lista una vacuna dentro de un año, iniciando pruebas preliminares en junio próximo.

Especialisata Seguralia