Vida sedentaria: conoce cómo evitarla y cómo cambiar tus hábitos

Vida sedentaria: conoce cómo evitarla y cómo cambiar tus hábitos

El sedentarismo es catalogado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un problema de salud pública mundial que afecta a cerca del 60% de las personas. Los hábitos de vida adquiridos debido a las distintas ocupaciones, han provocado que cada vez sean menos personas quienes destinen tiempo a la actividad física.

Es por esto que decidimos hablar con una experta en el tema, que nos aclare cómo podemos cambiar eso hábitos de salud que provocan el sedentario. Diana Palacios es médica de la Universidad del Rosario con Maestría Ética. Durante su trayectoria profesional se ha enfocado en la medicina funcional, la cual tiene como objetivo buscar una orientación de la persona de manera completa. Es decir, conocer totalmente el aspecto físico el cual se refiere a la parte fisiológica, bioquímica y emocional.

¿Cuáles son las causas que provocan el sedentarismo?

Eso lo he hablado muchísimas veces con colegas y con pacientes. Creo que la primera causa del sedentarismo es la pereza. O sea, a nosotros no nos crían desde que somos pequeños para hacer actividad física, todo nos lo facilitan. Ahora los medios de transporte y la forma en la que vivimos hacen que crezcamos pensando que ejercicio no es normal. ¡Ahí está uno de los grandes problemas! Si como médica le pregunto a una persona la razón por la cuál no hace ejercicio, me contesta que prefiere dormir o ver televisión.

También hay que tener en cuenta que casi no hay espacios naturales para hacer ejercicio, prácticamente de manera obligatoria hay que ir al gimnasio. Por último, pienso que una de las causas es que las personas están condicionadas, hacer ejercicio les genera dolor y otros síntomas físicos que son desagradables. Entonces es cuando se deja de lado.

¿Cómo combatir esos hábitos que llevan al sedentarismo?

Hay que iniciar reeducando a las personas y eso es parte de lo que yo hago en mi trabajo. El chip natural de nuestro cuerpo está diseñado para moverse y tener fuerza. Lo ideal es comenzar con un entrenamiento que no sea demasiado exigente, pues de esta manera se van a lograr muy buenos resultados.

También se debe hablar de que el ejercicio se vuelve un protector cardiovascular, si una persona logra hacer al menos cinco (5) horas de ejercicio a la semana, bastará para mejorar su estado de salud y todo lo relacionado con el tema cardiaco.

Igualmente hay que crear una cultura de autocuidado en los niños y sobre todo evitar a toda costa el sedentarismo. Con ellos es más fácil que con los adultos, más si hay una guía de por medio. Por ejemplo, mi hija tiene tres años y desde que tiene dos hace ejercicio. Obviamente no es deporte de alto rendimiento, pero la llevo a centros de gimnasia de estimulación en donde la ponen a hacer distintas cosas de motricidad fina y gruesa.

¿Qué papel juega el estrés en una vida sedentaria?

El estrés fisiológicamente genera una alteración en el cortisol. Si una persona incluye la actividad física en su rutina diaria va a hacer que esta hormona se regule, ayudando que la sensación de agotamiento, estrés y sobrecargas diarias desaparezcan, y de nuevo pueda sentir energía y concentración. Esto es algo que, por ejemplo, los ejecutivos deberían considerar para mejorar su calidad de vida.

¿Cuáles son las consecuencias de llevar un estilo de vida poco activo?

Las consecuencias son muchísimas, pero quizá las más relevantes comienzan a derivarse cuando hay estrés, el cual va a tener como resultado la aparición de las llamadas enfermedades crónicas o no transmisibles tales como la diabetes, la hipertensión, el cáncer y las enfermedades autoinmunes.

Por otro lado, están los altos niveles de glucemia. Este es un factor de riesgo no solo para desarrollar diabetes, que es la consecuencia más evidente, sino que ese estado va a provocar la oxidación de cualquier placa que haya en las arterias y va a aumentar el riesgo cardiovascular directamente.

Por último, está la parte neurológica. Llevar una vida sedentaria puede provocar disminución en la memoria, perdida de concentración y, entonces, habrá situaciones cotidianas como olvidar dónde se dejaron las llaves, si se cerró la puerta o no acordarse de conversaciones.

¿Usted definiría esta enfermedad más en hombre o en mujeres? ¿Por qué?

En cuanto a eso hay de todo. Hay quienes son obsesivos con el deporte, su cuerpo, las pesas y ese tipo de cosas, que se meten en el cuento y se vuelve expertos así no sean deportistas de alto rendimiento. También están los que no hacen nada.

¿Cuáles son esos 5 consejos contundentes que usted daría para dejar de lado el sedentarismo?

1. Anotar en una agenda cuándo se va a hacer ejercicio. Si se espera a que llegue el momento perfecto, no va a pasar o no se va a sacar el tiempo.

2. Mirar y explorar alternativas. El gimnasio no es el único lugar para hacer ejercicio. Hay 18.000 deportes y formas de hacerlo, se puede en la casa o en el parque del barrio. Entonces es darse la oportunidad de explorar distintos tipos de actividades.

3. La actitud. Es decir, comprarse unos tenis, una sudadera e implementos para que cuando se esté haciendo la actividad física la persona se sienta cómoda. ¡Todo se trata de sentirse en la actitud correcta!

4. Buscar asesoría, porque realmente la técnica a veces es importante y la gente por no saber hacerlo bien va a tener lesiones y por ende dejará el ejercicio.

5. Hay que ser consciente.  El ejercicio es salud y eso es parte del amor propio que se debe fortalecer para tener un estilo de vida saludable.

En tus manos está la oportunidad de cambiar el estilo de vida que puedes tener y dejar de lado el sedentarismo. Sabemos es que lo consejos dados por Diana, más toda la actitud que tú puedas colocar va a ser una gran diferencia en cuanto a la cantidad de actividad física que llevas realizando hasta el momento. Recuerda que una buena salud, ¡comienza contigo!

CTA_Vida_Sedentaria
Compartir