¿Estás embarazada y tienes mascotas? Esto es lo que debes saber

¿Estás embarazada y tienes mascotas? Esto es lo que debes saber

Un mito bastante común es que, una vez en embarazo se debe salir de las mascotas. Pero, ¿qué tan cierto es esto? La verdad es que las mujeres en gestación, en la mayoría de los casos,  no deben desprenderse de ellas. Cabe aclarar que se debe tener ciertos cuidados que prevengan enfermedades como las toxoplasmosis, pues durante este periodo aumenta el riesgo de contraer este tipo de infecciones.

Entonces, ¿qué debes conocer acerca de este tema? Primero, una vez sepas que estás en embarazo, pídele a ginecólogo que te realice las pruebas necesarias para descartar cualquier inconveniente. Dependendiendo del resultado, debes tener en cuenta que con ciertas acciones específicas harás que tanto bebé como mascota tengan una buena relación. Algunas de estas son:

¡Durante tu embarazo!

Cambia de hábitos

Para nadie es un secreto que durante el embarazo las defensas disminuyen, lo que hace a la madre más susceptible a enfermarse. Es por esto que se debe dejar de lado algunas tareas y se deben delegar a otra persona. Algunas de las cosas que ya no se pueden hacer son recoger las heces de la mascota, cepillar sus dientes, entre otras.

Controles con el veterinario

Llevar a controles periódicos con el veterinario a tu mascota evitará que tanto tú como tu bebé puedan contraer bacterias, virus, parásitos y hongos que son muy comunes en animales de compañía que no tengan sus vacunas al día. Además vas a prevenir el riesgo de contagiarte con enfermedades como la campilobacteriosis, la cual provoca diarrea, dolor abdominal y fiebre. 

Fortalece la salud del bebé

Según la Universidad de Alberta, el permitir que animales de compañía convivan contigo durante el embarazo hará que se desarrolle bacterias intestinales que beneficiarán la salud de tu bebé. Estos microorganismos son asociados a una menor probabilidad de padecer de alergias y curiosamente a un menor riesgo de sobrepeso.

No la abandones

Para que tu mascota no se sienta celosa de tu bebé, es fundamental que las actividades que hacías con ella antes como jugar o ejercitarte las sigas realizando, así sentirá que su estilo de vida no va a cambiar con la llegada de tu hijo.

¡Cuando tu bebé llegue a casa!

Preséntalos

Esto aparte de comenzar a fomentar su relación, hará que el bebé fortalezca su sistema respiratorio. Según la misma investigación de la Universidad de Alberta, una mascota disminuye el riesgo de padecer de asma y enfermedades respiratorias.

Lo anterior se debe a que las mascotas ayudan a desarrollar las defensas del cuerpo humano, lo que conlleva que los niños son más resistentes a las infecciones respiratorias, sobre todo en su primer año de vida. 

Deja que se acerque

Esto se enlaza con el punto anterior. Permitir que tu mascota se acerque a tu bebé hará que se cree un lazo afectivo y haya confianza entre los dos. Igualmente, tu hijo al estar expuesto a un mayor número de bacterias desarrollará un sistema inmunológico más fuerte. ¡En esto último te aconsejamos asesorarte de tu pediatra!

Comparte con los dos

En pequeños momentos como el cambio de pañal o baño, permite que tu mascota esté presente. De esta manera demostrarás que los dos pueden ser amigos y hará que la mascota se sienta parte de la vida de tu hijo.

Ten en cuenta que estos consejos los debes complementar con las indicaciones del pediatra. Además, procura realizar chequeos a tu bebé para descartar que se desarrolle algún tipo de alergia.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>